Actualmente la tecnología se está convirtiendo en parte de todas las esferas de la vida de los seres humanos convirtiendo procesos extenuantes en procesos sencillos y nada complejos.

 

Sabemos bien que desde ojear un documento hasta firmar un contrato conlleva tiempo y validar nuestra firma puede ser demoroso por diferentes dificultades que se pueden presentar, por ello la firma electrónica es el mejor resultado para que este proceso sea sencillo, rápido y confiable.

La firma electrónica ha experimentado un auge en los últimos tiempos, pasando a ser una herramienta clave.

 

La Ley de Comercio Electrónico, Firmas Electrónicas y Mensajes de Datos, en su artículo 20, la define como un “mensaje de datos que certifica la vinculación de una firma electrónica con una persona determinada, a través de un proceso de comprobación que confirma su identidad”, en pocas palabras todos nuestros datos codificados de manera sencilla para identificarnos.

 

¿Y si te preguntas sobre la validez? La firma electrónica tiene igual validez y se le reconoce los mismos efectos jurídicos que una firma manuscrita en relación con los datos consignados en documentos escritos siempre y cuando se rubrique con firmas electrónicas emitidas por entidades de certificación autorizadas.

 

Además de rapidez y sencillez, la firma digital te aporta seguridad. Una vez firmado el documento, su contenido no podrá ser cambiado. Se garantiza la confidencialidad y el contenido del mensaje solo será conocido por quienes estén autorizados a ello, así nos evitamos cualquier tipo de falsificación y estafa.

 

El plus adicional de esta nueva herramienta tecnología viene dada por lo fácil que es validarla y utilizarla en tu negocio para el proceso de facturación.

 

¡Sin complicaciones, ni mucho papeleo obtienes tu firma electrónica en tus documentos de facturación de tu negocio, revisa estas ventajas que presentamos a continuación!

 

·         La firma electrónica proporciona mayor seguridad: los documentos no se pueden alterar tras su rúbrica con este tipo de firma.

 

·         Con la firma electrónica los procesos son más rápidos: los procesos dentro de las empresas se vuelven más ágiles y, por tanto, más eficientes.

 

·         La firma electrónica hace los trámites más cómodos: para quien debe rubricar un documento, es más cómodo y rápido usar la firma electrónica que acercarse personalmente a hacerlo. Los tiempos y desplazamientos se limitan al máximo.

 

·         La firma electrónica encripta los documentos: solo emisor y receptor pueden acceder al contenido del documento.

 

·           La firma electrónica permite reducir el uso del papel: las empresas pueden ahorrar mucho en papel al usar únicamente documentos electrónicos y a la vez contribuir por un mundo más verde.  

Back To Top
Theme Mode